¿Cómo hacer merengue italiano duro?, pasos, consejos y más

La cocina es todo un arte y mucho más el área de la repostería, la cual necesita de medidas exactas para que todas las elaboraciones queden muy bien, por eso aprende en esta ocasión a cómo hacer merengue duro que tan delicioso y útil resulta en este campo.

merengue duro

¿Cómo se hace el merengue duro italiano?

El merengue es un elemento importante en la decoración de las tortas, de los cupcakes e incluso para otros elementos y que quede en una textura y sabor adecuado está en tus manos, es tan sencillo y delicioso como la Crema batida que puedes hacer en casa.

Además, hay muchas creencias que se han impartido a lo largo de la historia sobre por qué no se logra el punto adecuado en la repostería en ciertos casos, como podría mencionarse el humor de la persona o que la mujer esté en su periodo menstrual, por lo que esto también podría ser un punto referencial si has tenido problema en casos específicos.

Su versatilidad es una de sus características más llamativas, ya que puedes hacerlo del color de tu preferencia, combinarlo con muchos elementos, servir para decoración externa o como relleno, solo tienes que poner a prueba tu creatividad para usarlo y sorprender a los tuyos.

La dificultad de preparación de esta receta es casi nula, además no lleva muchos ingredientes y los pocos que lleva son muy sencillos de conseguir, debes tener presente que existen muchos tipos de merengues, como el suizo, el francés y otros, por lo que debes preparar el que más se ajuste a tu necesidad en particular.

Ingredientes

Son básicamente cuatro ingredientes, los cuales son los siguientes:

  • Agua
  • Azúcar
  • Sal
  • Huevo

Las cantidades de los mismos podrán variar según el número de personas que vayan a consumirlo o la porción de torta o de cupcakes que se vayan a adornar, por lo que para un aproximado de diez comensales usted necesitará seis claras de huevo, trescientos cincuenta gramos de azúcar, doscientos mililitros de agua, una pizca de sal y hay quienes agregan un poco de zumo de limón (con una cucharada bastará).

Preparación

Esto es muy sencillo, lo principal es preparar un almíbar ¿no sabes que es un almíbar? No te preocupes es algo sencillo de hacer, lo único es unir el azúcar (trescientos gramos) con el agua en una olla que debe estar a fuego medio, verás que el azúcar va disolviéndose poco a poco y la mezcla va tornándose consistente, esto deberás irlo removiendo, de lo contrario se pegará y se quemará.

El punto del almíbar se consigue cuanto este empieza a hervir, pero si no estás seguro, lo mejor es que agarres una gota del mismo y la tires en un poco de agua, si este se convierte en una bola entonces ya estará en su punto ideal.

De forma paralela lo que puedes ir haciendo es batir las claras de huevo en conjunto con el azúcar restante, ya sea a mano o con batidora, el movimiento no debe ser fuerte, pero si constante, en este punto, si tienes la oportunidad, pulveriza el azúcar en la licuadora previamente, ya que esto facilitará más la labor y quedará un mezcla más suave, como cuando se hace Frosting.

Además, evita echarlo todo en un mismo momento, preferiblemente debe ser poco a poco, cuando veas que ambos elementos están integrados completamente ya es momento de parar, aquí también es hora de agregar la pizca de sal.

Cuando termines de batir es hora de agregarle el almíbar, que debe seguir caliente, este al igual que el azúcar en el caso anterior, debe agregarse lentamente, formando un hilo de mezcla al caer, mientras vas haciendo este proceso no podrás dejar de batir, en lo que ya no quede nada de almíbar seguirás batiendo ¿Cuándo es momento de parar? Cuando toques la mezcla y esta esté fría.

Esto será por aproximadamente un cuarto de hora o menos, verás que tu mezcla está totalmente blanca y es muy consistente, ya solo tocará colocar la mezcla en alguna bandeja de tu preferencia que puedas introducir en el horno, precalentar este último a unos cien grados y luego ingresar la bandeja ¿Por cuánto tiempo? De cuarenta y cinco minutos a una hora como máximo, pasado ese tiempo retira del horno y déjalo enfriar.

Los trucos para un merengue italiano duro perfecto

En la repostería hay muchos trucos y secretos que permiten que las elaboraciones tengan un toque mágico y queden mejor preparadas, tenerlos en cuenta te llevará a ser uno de los mejores en el área, en el caso del merengue en cuestión algunos trucos importantes son los siguientes:

No debe caer ni una gota del amarillo del huevo cuando la separes de las claras de huevo, esto podría estropear la mezcla y no quedar de la forma indicada.

Debes tener muy presente que evites que caigan conchas de la cascara de huevo en la mezcla, sobre todo si esto será para repartir o para vender, ya que le restara presencia y valor a tu trabajo.

Seguro te estarás preguntando ¿Qué función cumple la pizca de sal? Esta principalmente impedirá que empalague a los comensales, pero no solo eso también te facilitará el trabajo al montaras las claras del huevo.

El movimiento más recomendado para obtener un buen punto es de forma envolvente, suave y con constancia, evita detener el batido ya que esto podría enfriar la mezcla y no subir al punto deseado.

La batidora más recomendada es la de varillas y no la de pedestal, ya que esta última no permitirá hacer una mezcla óptima, por la forma en la que se utiliza la misma.

(Visited 42 times, 1 visits today)

Deja un comentario